top of page
  • Foto del escritorentre parentesis

PURGATORIO Sandra Sanz

Sandra Sanz, autora de este libro-poemario, da vida a través de versos. a las mil mujeres-personajes que esconde una sola de carne y hueso. Mujer férrea que se obliga a enfrentar con coraje la crudeza de su existencia, no existe en ella una queja ni un reclamo, solo la aceptación “de lo que le tocó, no más” (según sus palabras)


Es un libro que duele leer, nos remece sin piedad, en ciertos momentos nos angustia, porque en sus versos reconocemos que no hay el menor deseo ni el engaño en querer endulzar la realidad; ausente toda ficción o alguna emoción amable. Dolor, solo eso. También, resignación. Y no hay nada más triste que la resignación.

“Voy tejiendo sombras en casas de papel.

Tu ausencia ahoga los buenos momentos

No tengo la fuerza para gritar.

Aún duele tu herida,

Siento pasos y el miedo estimula

Mi mente perturbada.

Son los versos que abren el libro y nos advierten desde ya la existencia amarga de algunos seres humanos y lo poco que parece importarnos al resto. Por eso es necesario este tipo de poesía, que existan poetas como Sandra Sanz.

Alguien que me que me ayude con el odio que siento.

Las historias inspiradoras retuercen mi estómago

Alguien que me ayude con la rabia que navega en mis venas

Envenenando el corazón y el cerebro.

Imágenes siniestras habitan en mi mente

Mientras el corazón va muriendo sin dolor.

Alguien que me ayude con la culpa,

De sentir la oscuridad y ser feliz en ella.

Y, mientras avanzamos en su lectura su miedo también se hace nuestro, la desesperación de un mañana que ignoramos.

Un poemario de gran calidad literaria, porque la buena literatura logra lo que estos versos. Al final, viene un cuento corto “El milagro de San Antonio para Alicia”, cuyo comienzo impacta “Siempre se dijo que Alicia no tenía para cuando ser feliz. Con el rostro asimétrico y la mirada perdida, tuvo que aprender desde niña a ver con un solo ojo y entender que para personas como ella era un lujo sentir mariposas en el estómago.” Fuerte, doloroso. Pareciera que Sandra Sanz nos obligara de algún modo a aceptar la existencia de estos seres marginales (la marginalidad no solo es económica, existe otra que marca a estos seres desde su nacimiento: los prejuicios, las burlas.

“Purgatorio” es un poemario necesario de leer, nos hace bien reconocer que la risa no vive en todos los rincones de nuestra sociedad.



21 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page