top of page
Buscar
  • Foto del escritorentre parentesis

Es el viento...

La suave voz del viento

Trae con sigo

Los últimos secretos,

Que tengo de ti

Siempre se transforman

Para convertirse en nuevos

Y llegar con un espíritu

De renovadas de emociones

Y dimensiones incalculables


Así como tus penetrantes labios clausurados

Que no nesecitaban emitir palabras

Para dejar a fuego

Los bellos recuerdos que tengo contigo

Son misterios

Tan sagrados

Como los susurros

Que provienen

Desde el interior de un templo


Suaves se van acercando

Envueltos en las olas que no envejecen

Como el espíritu de un amor eterno

Que te persigue

Y te besa

A la luz de la luna llena

Cantando su noche profunda

Con sus enamoradas estrellas


Para variar,

Te he llamado:

" La chica del viento"

La que hace bailar las hojas de los árboles

La que despierta las profundas fragancias

Desde el mismo corazón

De los azahares

Entregando tus besos

Como las esporas

Danzando en el viento

Para colonizar todo a tu paso

Como un bendito

E irremediable ángel travieso


No sé por qué

Realmente no sé

Sin que llegásemos a ser nada

Te convertiste en alguien

Tan importante


Quizás,

La promesa hecha sin palabras

De volvernos a ver

En el mismo lugar

Bajo el mismo cielo

Con las mismas estrellas fugaces

Convirtiéndose

En un sello tácito

Sin nombre ni fecha


La verdad,

Quiero dilucidar esto

Pero no logro cuajar

Una respuesta coherente


¿La invisible brisa tal vez,

Que tocaba tu cara?


¿Las incansables olas,

Cantando a lo lejos?


¿O las hojas de los árboles,

Murmurando nuestro cuento?


Es una mezcla fascinante

Donde se encuentra

El olor a la arena seca

Pegada entre tu piel,

Y las estrellas


Todo eso y más

Me trae tu voz que tenía escondida

Guardada

Atesorada

Y la promesa no cumplida

De volvernos a ver


Y en mis brazos.

Silenciosa

Amarte


No porque yo no quisiera

Realmente

No sé

Que pasó en el camino,

No lo sé


Éramos muy pequeños tal vez

Casi púberes

Con el ombligo recién seco


Es extraño el recuerdo

Que tengo de tus besos

Dulces como el vuelo de las mariposas

Suave en su desplazamiento

Perfecto en su imperfección

Inaudible

Como sus delirios erráticos

Con la cabeza llena de constelaciones

Y su envolvente brisa

Que las transportan

De un lugar a otro

Desvariando

Entre la sutil ventolera

Que provocan sus frágiles alas

Y la tierna interrogante de tu mirada


Que las mantienen atadas

A la fugaz idea

De volver a estar contigo


Pero,

Ya lo ves...

Es tan solo el viento

Que no deja de abrazarnos



30 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page