top of page
Buscar
  • Foto del escritorentre parentesis

VICTORIANO AMIGO GONZALEZ

Folclorista y cuentacuentos infantiles. Pertenece al club de adultos mayores Aves Viajeras de Talcahuano, es socio del Centro de Amigos de la Biblioteca de Talcahuano, y pertenece a la Tertulia de los viernes.


Ha sido incluido en diversas antologías

Publicaciones individuales:


Letras enyugadas

Mensajes Archivados

A mitad de camino


QUERIDO ROBLE.

En un pueblo del sur con mucha vegetación en el que existen árboles frondosos milenarios, en la plaza hay un inmenso roble que en su cuerpo guarda múltiples inscripciones y promesas de amor, es tan grande que muchos niños, jóvenes y adultos han trepado a sus ramas donde han grabado sus nombres, así desde la altura poder contemplar más cerca el sol, las, estrellas y la luna.

Es tan grande y frondoso que es muy difícil saber los años que tiene, cada habitante de este pueblo cuando pasa se detiene a contemplar su hermosura, reposando bajo su sombra se siente una tranquilidad inmensa, sintiéndose tan protegidos que no dan ganas de alejarse de su lado. Son tantos los recuerdos que guarda en su corteza que lo hacen sentirse muy feliz.

Pero la tranquilidad y los recuerdos desaparecen cuando aparece la modernidad con la que se crean muchos adelantos, se planifica la ciudad y queda en medio de un lugar muy especifico que impide el paso a la modernización.

Se forman grupos a favor y en contra, unos quieren cortar el roble para dar paso a la modernidad y otros que se cambien los puntos en los planos.

Se nombran comisiones que se encargaran de conseguir el acuerdo para todos mas adecuado. El alcalde se compromete con las maquinarias para dar continuidad al proyecto, los niños se agrupan y forman la defensa de este hermoso ejemplar, se preocupan de escribir panfletos con lo que hacen recordar a todos los habitantes del pueblo las promesas de amor y otras leyendas que este árbol guarda en su interior.

El tiempo pasa inexorablemente, su frondoso cuerpo no se niega a la modernidad, pero le exige al ser humano que piense en la vida de todo ser viviente que existe y adorna esta linda y querida tierra que Dios nos dio y a costa de sacrificios y peleas suelen vivir de todos los bienes que de ella se pueden lograr. La unidad de este místico pueblo pudo al fin salvar la vida de este hermoso: VIEJO ROBLE



AÑOSO BASTÓN

Me voy a referir por lo añoso a un bastón que sirvió por muchos años a un pescador que cada vez que se dirigía a su faena iba acompañado por él y al subir a su bote lo dejaba en un lugar seguro, tomaba los remos y se adentraba en el mar para realizar su faena de pesca la cual duraba bastante tiempo, al regresar a su hogar se sentía muy feliz por su labor cumplida.

En este momento en que estoy escribiendo me acuerdo de un paseo que junto a un grupo de teatro del adulto mayor de Talcahuano realizamos al pueblo de Laraquete.

Me aprendí de memoria un monologo que escribí para mostrarlo al público pero para esto necesitaba un bastón ya que ese sería el título, llegamos al lugar donde permaneceríamos todo el día, una vez instalados salimos a recorrer los alrededores y “oh” sorpresa en una esquina y frente a una cantina había una gran mata de mimbre, la observe con mucho cuidado y una felicidad inmensa, en el centro de esta planta se encontraba una igual a un bastón, pensé cortarla ya que sería muy útil para mí pero me abstuve, entre a la cantina para hablar con el dueño y pedir autorización para cortarla , era lo que yo necesitaba.

El dueño y los parroquianos que en el momento se encontraba en el local escucharon mi solicitud me quedaron mirando, de pronto desde un rincón se escuchó una voz que me dijo “señor no le corte la ramita a la planta se ve tan bonita, sería como cortarle un brazo a una persona”

Vamos lo invito a mi casa yo tengo lo que usted busca, lo tengo desde muchos años es un bastón añoso y lleno de polvo.

Lo acompañe a su casa, me dijo espéreme vuelvo al tiro, espere largo rato cuando salió en sus manos traía el bastón me lo mostro lo revise y hubiera dado gritos de alegría, pero me retuve, era lo que necesitaba para realizar mi monologo.

Cuando decidí quedarme con él la pregunta que correspondía al valor, el precio fue muy alto, le solicite que bajara la puntería, conversando y conversando llegamos a la cantina, pero él no cambiaba su idea, le devolví lo que con tantas ansias buscaba y con mucha pena sentía perder.

No sé qué vio en mi semblante cuando se lo devolví que me dijo sin conocer mi nombre “amigo no se preocupe yo solo lo estaba haciendo sufrir, no se lo regalo como es mi deseo, pero con mucho agrado acepto la cantidad que usted me ofrezca y será suyo, me servirá para pegarme unos pencazos a su salud”.

Al ver su decisión le pague la tercera parte de lo pedido inicialmente, el quedo conforme con lo recibido y yo feliz de haber logrado lo que con tantas ansias buscaba.

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page