top of page

UNA MUJER INVISIBLE

Transitó por senderos invisibles,

proclamando luchas invisibles.

Por blancas avenidas invisibles,

desechando amores invisibles.

Escribiendo poemas invisibles.

Abrazando jacarandás invisibles.

En un mundo invisible.

Enfrentando cegueras invisibles.

Bebiendo elixires invisibles,

que lograban hacerla más invisible.

Drogas invisibles en conciertos de rock,

la convertían en holograma invisible.

Mientras el guanaco vomitaba agua invisible,

los espejos invisibles reflejaban lo invisible.

Y su figura invisible se vertía

sobre la humanidad invisible.

Lo etéreo, la magia y el silencio, invisibles lloraban

lágrimas invisibles.

El todo y la nada, invisibles reían.

No creían que fueran invisibles y eran necios.

Una tarde invisible, se juntaron los invisibles,

y en un motín de invisibles,

declararon su reinado.

La mujer invisible se convirtió en reina, sin corona, ya que ésta era invisible.

La elevaron tanto, que perdió invisibilidad.

Cayó sobre el infinito invisible, y fundió sus átomos en el sol.

Durmiendo en los regazos soleados, pudo descansar.

No hubo más noche ni palabras, ni luna, invisibles.

Solo el universo amarillo la visibilizó por siempre en su seno.

Sin ser vista nunca más, por ningún ser invisible.

Ya que, por siempre es visible, la eternidad.




17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Opmerkingen


Sobre Mí 

200811461_198553605513733_728541603106928698_n.jpg

Licenciada en Antropología ( U. de Chile), Diplomada en Filosofía( U. Alberto Hurtado), Post-grado en Ciencias Sociales (Ilades). Escribe poesía, cuento y narrativa. En 1979 obtuvo el Premio Borges de la Fundación Givré, en Buenos Aires

Posts Archive

bottom of page