top of page
  • Foto del escritorNedazka

Conociendo a: Cristina Wormull

Siempre me voy a acordar de cuando viaje a Valparaíso y conocí a esta grandiosa mujer, Juan Antonio Huesbe, con sus after poetry en el brigthon abre una puerta a la cultura, teniendo en cuenta que en sus eventos trae lo mejor de la literatura contemporánea.


Ella es una mujer profesional del área de las comunicaciones, hablo de Cristina Wormull, un modelo de la mujer contemporánea, su faceta poética la descubre la destacada escritora Chilena Teresa Calderón, ya que Cristina participo de los talleres que imparte la escritora, El año 2015 fue galardonada con el segundo lugar en el concurso de poesía de la Ilustre Municipalidad de las Condes y ese mismo año fue incluida en la antología Raíz y Luz del tiempo, voces de agua y sol.

Durante el año 2016 obtuvo el tercer lugar en el mismo concurso. Miembro de la Sociedad de Escritores de Chile (SECH)


A través de una versión piloto del programa Diálogos en Movimiento, María Cristina Wormull visitó cárceles de Rancagua, Santa Cruz y de Peumo, para ayudar a privados de libertad a apreciar el género que cultiva. Uno de ellos resultó tan conmovido, que postuló al Concurso Nacional de Poesía Óscar Castro. Dictó estos talleres desde mayo hasta julio de 2018, en el marco de una versión piloto del programa Diálogos en Movimiento (que suele ejecutarse en colegios), del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio.



“Sostuve una relación muy empática con ellos, para mí fue una experiencia emocionante. Yo temía, porque la poesía no es algo fácil. Sin embargo, me sorprendió su capacidad para percibir los contenidos y los sentimientos tras esto, además de sus preguntas. Se estableció una simpatía espontánea entre ellos y yo. Fue súper lindo y en todos los recintos me dieron regalos, elaborados por ellos”, comenta Wormull al diario el Rancagúino.cl


En cuanto a las influencias literarias de Cristina ella declara lo siguiente para el mismo medio


En cuanto a sus referencias, Wormull menciona a Nicanor Parra, Vicente García-Huidobro, Raúl Zurita y Gabriela Mistral. Esta última, “a pesar de la imagen opaca y parca que venden los colegios sobre ella; la de una mujer sin brillo, que sólo escribía poemas para niños. Sin embargo, era una persona de tremendas pasiones. Eso queda clarísimo con los Sonetos de la Muerte. Además tenía un compromiso social tremendo… en “Piececitos de Niño” hace una crítica social tremenda. Igualmente me gusta la centroamericana Gioconda Belli. García Lorca me mata, tiene un sonido maravilloso en sus versos. César Vallejo me fascina y nuestro Óscar Castro también”.



BIOGRAFÍA


Cristina Wormull Ch.



Comunicadora, escritora y poeta es autora de dos poemarios: Thalamon (2016, gracias al fondo nacional del libro y la lectura en la categoría fomento a la creación poética), editado por Puerto de Escape y Navegante (2018, editado por Editorial Latinoamericana). Ha sido incluida en tres antologías poéticas: Raíz y luz del tiempo, voces de agua y sol (2015),Voces a la noche (2017) donde se incluyó su obra La cama desierta premiada en el concurso de poesía de la Municipalidad de Las Condes ( obtuvo el segundo lugar el año 2017 y el tercero el año 2018) y en la Antología AfterPoetry The Brighton 2020 (en imprenta). Su primera novela, Carmela, bacante vacante (2018) fue publicada en el marco de un proyecto binacional “Miradas sentidas, culturas compartidas” impulsado por la Universidad de Luján y la Embajada Argentina en Chile. Miembro de la Sociedad de Escritores de Chile y del grupo Los Inútiles en la Sexta Región, es además socia del Pen Chile y Comentarista estable de la sección Debate contemporáneo y Cultura del diario La mirada semanal.cl. Desarrolla talleres de creación literaria a privados de libertad de cárceles de la Sexta Región en un programa del Ministerio de la cultura, las artes y el patrimonio y Gendarmería con el objetivo de lograr mejorar las posibilidades de reinserción social, y un par de talleres de autobiografía (principiantes y avanzados), además de un taller de creación literaria focalizado en cuento. Ha participado en Diálogos en movimiento, en el marco de los programas de fomento a la lectura, en Cárceles y Escuelas de la Sexta Región.


Pesadilla sin final

No importa dónde

mis ojos vayan

en sueño o pesadilla

el dolor de entonces

es pena inmensa de hoy

Mi boca ríe no llueve amargura

dolor de sueños truncados

gustaría vivir deseos muertos

mundos utópicos perdidos en lontananza

Imágenes borrosas

nubladas por el tiempo

alegrías pequeñas felicidades

ansia espantosa y perdida

de volar junto a dioses

que se fueron

marchando por sendero de piedras

y cristales

Sangran sus pies y sus cuerpos

siguen soñando

persiguen quimeras

sueños de libertad

utopías bordadas de amor

pasiones abatidas por el odio

Se quedan heridos

sin uñas ni sentimientos

cicatrices marcadas a fuego en la piel

el corazón no puede olvidar

el cuerpo se quiebra en muerte ausencia


Madre infame

Ojos desorbitados

forzados a mirar

imagen icónica de la Naranja Mecánica

película inolvidable brutal en su crueldad

y siento en los míos los labios cosidos con grueso hilo

Giordano Bruno en la escena final de su vida

su última tortura conducido a la pira

donde morirá quemado por hereje

Sus labios sellados impiden

según la santa madre

que él difunda por última vez

en los instantes previos a su muerte

aquellas ideas perversas producto de una mente iluminada

La madre protegiendo a sus hijos

pensando en evitarles cualquier daño

no queda satisfecha con verlo arder en la plaza

quema sus escritos trata de borrar sus ideas

para que no pervivan a su partida

Gran legado se perdió en aquella purga

pero algunos preservaron parte de su obra

¿Sabrá la santa madre que ser hereje significa libre pensador?

¿Qué delito hay en volar ideas nuevas y no ser esclavo de aquellas crepusculares?

Giordano de nombre tan bello viajó en el tiempo

con sus labios liberados

revive en nuevas generaciones


Claros ojos

Voz poderosa

un volcán por estornudar

todo pasión contenida

entre huesos cansados de caminar

Imposible entender

luna negra luna llena

gotea sangre sobre mí

un gato ronronea rumbo a las nubes

Un don divino en algunos

una maldición siento yo

anticipar los hechos

no solo aquellos que ansía el corazón

Maldita bajo condenas ancestrales

maldita por ambas líneas genealógicas

concentra en su cabeza

pecados y pasiones

de innumerables generaciones

Camina un largo tiempo

llegas para brindar desconcierto

venas camino al dolor

en el caos el horror

palpita con estrépito bajo el sol


Chascona

Despeinada cabellos desordenados

nido de pájaros

desperté esta mañana

Dormí plácidamente este toque de fantasmas

Dormí sola la cama eso creo

Quién me despeinó los cabellos

Quizás un sigiloso visitante nocturno

mientras mi cuerpo soñaba entre caracolas

sin respeto alguno desordenó mi pelo

Solía despertarme con el pelo enredado

en aquellas madrugadas

en tiempos de poesía y prosa

caricias y juegos nocturnos

cuando el toque de queda era un recuerdo

Brujas y bacantes

Sobre la cama en tarde de otoño

cuatro paredes contienen la vida

pensamientos vuelan al infinito

a otras vidas a un tiempo que fue

aquelarre de ideas zumba en la cabeza

la bruja despierta para encantar

Generaciones han transcurrido

trepar hacia el olvido en pos del tiempo

la porfiada memoria se asoma

a brazos de sacerdotisas que enloquecidas danzan

en la noche en aquel claro del bosque

manos extendidos hacia el cielo

suplican misericordia protección lloran angustia

Mujeres las mujeres de un pasado vivo en la memoria

las traen los sueños las olvida el día

inquietos recuerdos de tiempos pretéritos

allá donde el cuerpo se estremecía bajo la luna

de noches estrelladas en bosque oscuro

bailando extasiada súbdita de Selene

consagrándose en vida a la diosa Afrodita

La danza enloquecida en el claro del bosque

invoca pasiones estremece el cuerpo la piel desvaría

y Dionisio entregado al fuego vehemente de las bacantes

brinda sus brazos su piel y su aliento

a desenfrenadas amantes

pasiones del dios hedonista


Epitafio

Cuando la noche azota con su presencia

cuando el día con su ausencia golpea

entonces solo entonces

surgen instantes de pasión

piel desbordada manos y piernas

enredadas en frenesí el deseo

Cuando la noche se apropia de la mente

y el día se ausenta de mi espalda

entonces solo entonces

la piel quema en el recuerdo

la sangre en tu aliento hierve

perdida en las fauces de Hefesto

dios del fuego y de la fragua

Trepas el instante

vuelas al pasado ignoto

y cruzas bajo columnas dóricas

jónicas corintias

Atenea entrega su intelecto

y Afrodita la seducción

para morir consciente

con un sensual epitafio

dictado por el sol

Aquí yace aquella que amó sin recato

y murió a causa de una pasión


4 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo
bottom of page